sábado, 24 de octubre de 2009

MEMBRILLOS DE PRIMAVERA E INVIERNO

En fin, como dice mi amigo Nicolás: “Hay tontos que tontos nacen, hay tontos que tontos son… etc., etc.” Bueno, voy a suavizar lo de “tonto” por lo de “membrillo” que puede que quede más “fino” y quiere decir lo mismo.


Lo escuché ayer y hoy de nuevo. He oído la membrillada del año, en este otoño de 2009, ¿Autores? Las Asociaciones de Padres de Alumnos o Estudiantes de Barcelona o algo así, Van a proponer para que ¡nadie se pueda sentir discriminado en las aulas catalanas por razones religiosas u otros motivos y así creerse más progres, más modernos, más avanzados, más “europeos” y sobre todo MÁS MENBRILLOS qué se cambien el nombre de la vacaciones de Navidad por vacaciones de Invierno y las de Semana Santa por vacaciones de Primavera.


En fin, creo que es imposible llegar más alto en la tontez humana (¿estará detrás de esta majadería, Carod Rovira?) Estoy seguro que dentro de nada promocionarán el burka como prenda adecuada para preservar a sus hijas de las miradas lascivas de los españoles. Son tan membrillos… ¿les puede molestar que se celebre la Navidad o Semana Santa, en definitiva motivo real de esas vacaciones? Yo no soy creyente pero no me molestan en absoluto sus celebraciones. Es más, nos seguimos reuniendo y sobre todo aburriendo en Navidad como en los viejos tiempos. Me encanta la Semana Santa de Sevilla y de muchos más sitios. Nunca la he visto como acto religioso pero como cultural, que sin duda lo es, me impresiona y quiera o no algunos recuerdos antiguos me recorren el cuerpo. ¿Dejarán de celebrar, para no molestar a árabes o de otras creencias, el día de San Jordi o la patrona Virgen de Monserrat como muy acertadamente les preguntaban ayer en radio? Sería lo coherente que a partir de este otoño plagado de membrillos, el día de la Rosa, el día de San Jordi, pasaría a ser día de los capullos de las Asociaciones de padres…etc. Y el día de la “Moreneta” se convirtiera en el día de Montse la catalana. Seguro que algunas de estas chorradas porponen y es que la coherencia brilla por su ausencia y sin darme cuenta he hecho un pareado. No está mal.


Cuando llegué a Sevilla, me sorprendió que a partir de Marzo hubiera muchos carteles anunciando “Fiestas de Primavera” y luego añadían Semana Santa y Feria. De verdad que no lo entendía. Pensaba ¿Cómo es posible celebrar la muerte de un hombre en la cruz y anunciarlo como un acontecimiento festivo? Es una muerte, me repetía y no entendía nada. Se lo pregunté mi amigo Nicolás, que al principio nombro. . Muy sencillo, me dijo, en Sevilla no celebramos ni la muerte ni pasión de Cristo, celebramos su RESURECCIÓN y esa vuelta a la vida es motivo de fiesta y alegría para todos. No pude por menos que soltar un ¡COÑO! dándole el acento y matiz adecuado y se acabó el problema. Nunca jamás volví a tener la más mínima duda de que la Semana Santa debía estar encuadrada en las Fiestas de Primavera. Tenía razón. Así que los sevillanos aguantan pacientes desde el Domingo de Ramos con la procesión de la borriquilla, pasan el lunes, martes, miércoles, jueves, la madrugá, viernes y ¡POR FIN! SÁBADO DE RESURECCIÓN, DOMINGO DE GLORIA y… a la Maestranza que empieza el abono de la Feria a las seis en punto de la tarde y siempre con el mejor cartel posible y… a vivir, que son dos días.


¡QUÉ EMBRILLOS SON ALGUNOS! ¿No se darán cuenta que lo más importante en este vida es ser una persona NORMAL? Pues no, no se dan cuenta. Siempre queriendo estar un peldaño por encima ¿de quién? ¿de quienes?


«En fin, como dice mi amigo Nicolás: “Hay tontos que tontos nacen, hay tontos que tontos son… etc., etc.” Bueno, voy a suavizar lo de “tonto” por lo de “membrillo” que puede que quede más “fino” y quiere decir lo mismo…»


Saludos.



6 comentarios:

Elena dice...

¡Ay Fernando!, aún me estoy riendo, has escrito sobre este tema con una gracia que jajajainnnsssss...
Al ver los membrillos me dije "anda, si Fernando nos va a cocinar dulce de membrillo" (es que es el tiempo ¿sabes?)

¡Cuánta razón tienes!
A esta panda de membrillos no se les mete en la cabezota que nuestra sociedad tiene una tradición social y cultural cristiana.

A este paso habrá que desviar el Camino de Santiago para transformarlo en "el Paseo por la Autovía", los pasos de Semana Santa habrá que transformarlos en "Prados floridos sobre andas" (por lo de la primavera), habrá que demoler el Cristo de los Faroles de mi Córdoba para que no moleste su presencia a los paseantes laicos...
Lo que no sé es lo que habrá que hacer con la bandera gallega que tiene no sé cuántas cruces y un Cáliz muy hermoso en medio. Y tampoco sé lo que habrá que hacer con las estrellas de la Inmaculada, símbolo de la Unión Europea.

En fin, yo para Navidad montaré el Belén como siempre (si Dios quiere), pero será un Belén, no un asentamiento judío en Palestina como oí ayer en la radio.

¡Uyyyy... qué rollo te he metido!
Ya te dejo.
Un beso.

Fernando dice...

Hola Elena, encantador rollo el que me has soltado. Me ha gustado. Yo también escuché lo del asentamiento judío, estuvo estupendo.

De verdad que no entiendo las bobadas que a veces leo. Pero estamos condenados a vivir con ellas, no hay marcha atrás en cantidad de idioteces que a diario vemos que se hacen y que se seguirán haciendo.

He estado viviendo varios años en Sevilla y estuve de visista en Córdoba en varias ocasiones. Me encanta la Mezquita, excepto el pegote cristiano, me encanta la judería. Me gusto mucho el Cristo de los Faroles y una plaza inmensa que ahora mismo no recuerdo el nombre y que no es la de las Tendillas; y sé que me faltan las ruinas de lo más importante que tuvo Califato, Medina Azahar

Siempre digo lo mismo, Granada, Córdoba y Sevilla son las ciudades que más me impresionan de Andalucía.

Y haciendo referencia a tu acertado y jocoso comentario sobre el futuro del "Paseo de la Autovía" y demás, he recordado que...

¿Sabías qué recién acabada la guerra civil, según me contaron, fue nombrado Capitán General de Galicia, un general moro que había luchado con Franco? Pues lo primero que hizo fue quitar todos los símbolos y referencias de Santiago, "mata moros". No sé si en La Rioja conseguiría que no se conmemorara la Batalla de Clavijo (tampoco sé si se celebra, creo que no) aquella donde Santiago apareció montado en su famoso caballo blanco y ya se sabe, teniendo una espada en la mano… a lo que se dedicó con los moritos que tenía delante.

Me temo, que seguiremos oyendo y viendo chorradas inmensas. Estamos condenados a ello.

Mi rollo, creo que tampoco ha estado mal.

Un beso

Fernando dice...

RECTIFICACIÓN:

He escrito: "Medina Azahar"

Debí escribir: MEDINA AZAHARA

Gracias.

Tellagorri dice...

Puestos a eso podrían llamar a las de Navidad VACACIONES DE ENERO a imitación de los de Munich que la OktoberFest ( fietas de la Cerveza de Octubre) la celebran en Septiembre.

Y para Semana Santa propongo que se llame la "Semana de la Luna del Té de Agosto".

Fernando dice...

¿Recuerdas, Javier, a Fernando Sánchez Dragó, pregonando a los todos los vientos del Universo que si se aprobaba o España entraba, no recuerdo donde, él se hacía apátrida y emigraba? Pues no ocurrió lo que él quería, no emigró, no se hizo apátrida y aquí sigue en esta piel de toro adornándose con la de camaleón todos los días.

Visto lo visto, o por ver lo que no se debería ver, la verdad es que dan ganas de emigrar y hacerse apátrida, pero... ¿qué hacemos? ¿a dónde vamos? Al final, a pesar de todo lo que vemos, nos rodea y tenemos que soportar, vamos a seguir creyendo en que mañana todo puede ser diferente, aunque me temo que nos harán pasar por aros muy difíciles todavía.

Pluralizo pero sólo es una reflexión es personal.

Un cordial saludo.

Pasión dice...

Fernando, Sevilla tiene a un comunista que manda más que el Alcalde en el Ayuntamiento un tal Torrijos con barbas y pipa.

Como "buen mandamás" desde el año 2007 en Sevilla oficialmente a la Navidad hay que llamarla "solsticio de Invierno", aquí nos hartamos de reir, ni caso, pero el muy hijo de su madre en venganza este año les está haciendo la vida imposible a los comerciantes, ni las calles Sierpes y Tetuán tendrán este año alumbrado navideño porque son todos ricos, dice él, que vive en el barrio de Santa Cruz a tres pasos del Ayuntamiento y lo recoge un coche oficial, éste si que es un membrillo.

Mi padre que era gallego y bético, con más gracia y arte que cualquiera de Sevilla, les decía "los membris".