lunes, 12 de octubre de 2009

EL MILAGO DE LA LUZ

Hace unos pocos días volvió a ocurrir. Las piedras quisieron hablar.


Justo allí, en los Montes de Oca dando casi la mano a la famosa sierra burgalesa de Atapuerca, allí donde vivieron nuestros parientes más lejanos en el tiempo, justo allí, está el Monasterio y el refugio de peregrinos de San Juan de Ortega, en pleno Camino Real a Santiago ya a las puertas de Burgos. Y, justo allí, se produce también dos veces al años, EL MILAGRO DE LA LUZ.

San
Juan de Ortega, junto con Santo Domingo de la Calzada fueron dos personajes que se dedicaron, allá por el S.XI-XII, a aliviar los caminos a los peregrinos que caminaban a Santiago. Construyeron carreteras, puentes, refugios y hospitales para que pudieran mitigar las penurias y refugiarse de bandidos.


En el interior del monasterio del S. XII, se reparten los muchos capiteles, de los cuales media docena están historiados como es característico en el Románico. Merece una especial atención el triple capitel que reproduce el ciclo de la Natividad completo y que da lugar a este historia.


Os cuento. El MILAGRO DE LA LUZ, se produce en el Monasterio de San Juan dos veces al año. Los días de equinoccio de primavera y otoño, el día 21 de marzo y el 21 de septiembre, a la hora de la puesta de sol, las 17,07 un rayo de sol penetra por una de las ventanas de alabastro del Monasterio e ilumina, justamente, las imágenes del capitel románico que representa la Anunciación. Pero el párroco, que nos explicaba todo el proceso de la luz del Monasterio, hizo que nos fijáramos detenidamente en otro hecho concreto y es que la Virgen y el Ángel no se miran mutuamente, sino que ambos dirigen su mirada hacia la luz que ha entrado por la ventana, que puede representar al Espíritu Santo y así componer una imagen llena de especial simbolismo religioso y cultural. ¡Una maravilla!

La primera vez que lo presencié, fue muy interesante. Éramos poca gente, todos estábamos en silencio escuchando las indicaciones del cura, al tiempo que admirábamos cuanto él nos indicaba.

Volví al cabo de varios años. En la explanada no cabía ningún coche más, aquello era una verbena, niños llorando en la iglesia, falta total de respeto hacia los demás, voces y hablar alto por doquier, un desastre. El cura muy disgustado quería imponer orden y silencio, no hubo manera. ¡Qué Pena! NO DEJARON HABLAR A LAS PIEDRAS.


No he vuelto, no volveré nunca más.

Saludos.

7 comentarios:

Tellagorri dice...

Los maestros canteros o constructores de catedrales eran unos genios en el manejo de las orientaciones para la piedra y la luz.

En muchos lugares eso mismo lo aplicaron a relojes grabados en la piedra-fachada de edificios para que las doce del mediodia el sol diera de lleno sobre la hora.

Fernando dice...

Gracias, Tellagorri, por tu visita. Es cierto, las piedran entrañan muchos misterios; algunos todavía sin descifrar del todo. Ahora mismo me viene en mente la ermita visigótica de Quintanilla de las Viñas, también en Burgos. Dicen los que de este saben que hay motivos en su fachada que no aciertan a encajar ni por la época ni por el signficado.

Lo que es cierto, es que nada esta puesto por casualidad. Todo obedece a algo.

Saludos

Pasión dice...

EL MILAGRO DE LA LUZ hasta hoy.

Claro que eran artistas de maravillosas construcciones, ¿de dónde les vendrían la inspiraciones, del más allá o del más acá?.

¿Nunca más vas a ir?, nunca digas nunca, ya verás como la "moda de visitarla pasa", te entiendo.

En cualquier caso, es muy interesante todo lo que veo y leo en vuestros blogs, hoy ha sido un día aburridísimo, ni la tv,, qué bodrios nos echan.

Saludos

CARTASMARRUECAS dice...

Amigo Fernando:

Me ha encantado la descripción que has hecho del luminoso milagro. Se nota cuando un narrador ha sido permeado por la empoción del momento, porque puede transmitir la emoción a los que lo leen, cosa que has conseguido sobradamente.
Me compadezco contigo por la violación sistemática que la chusma hace de estos portentos. Basta que aparezcan en una guia turística, o un artículo de dominical, o un programucho cualquiera de televisión para que las hordas indocumentadas y vociferantes corrompan su belleza y los conviertan en un Port Aventura más.
Te alabo por tu determinación de no volver. Hay muchos sitios (y personas) que debemos revisitar en nuestra memoria, porque seguramente el recuerdo que de ellas tenemos es infinitamente más bello y sereno que lo que pueda quedar de ellos en la realidad.

Un Abrazo

Fernando dice...

Gracias, Pasión, por estar de nuevo aquí.

Si hubiera un Nobel a la fidelidad, no hay duda, el premio sería tuyo. Gracias por compartir todos los días mis cosas, mis chorradas, pues creo que la mayoría de no pasan de serlo.

Me siento a gusto escribiendo aquí porque soy capaz de olvidarme por unos momentos de las cosas que me rodean. No quiero criticar a nadie, especialmente a los políticos, eso lo dejo para otras horas del día. No quiero encabronarme contando lo que políticamente veo, prefiero hablar de otras cosas, de mis cosas, de las cosas que me traen recuerdos agradables y sobre todo hablar sin que nada ni nadie, en estos momentos, me produzca crispación. Son pocos momentos al día, pero lo consigo al menos cuando me pongo a escribir mi diaria participación.

Los árboles de Sevilla, también hablan, espero hayas sido testigo de ello. Luego te cuento, AMIGA.

De nuevo, Mª José, gracias por estar siempre aquí.

Mi saludo más cordial. Un abrazo.

PD: Ayer tu comentario y el de Tellagorri, no se publicó de inmediato. Hubo un error a la hora configuarar algo y lo impidió. Ya está solucionado. Gracias

Fernando dice...

Gracias por tu visita, Alfredo. Me alegro que te hayas acercado a estás páginas.

Es para mi una satisfacción que personas como Pasión, Tellagorri, tú y quien quiera, por supuesto, participéis en mi rincón. Vosotros tres me animasteis a que mi proyecto se convirtiera en esta humilde realidad que es hoy.

¿Una pregunta, a los tres? No me gusta nada emplear palabras de otros idiomas en mis escritos. ¿Por qué palabra castellana podría sustituir la horrible, “blogs”? GRACIAS.

Cordiales saludos. Un abrazo

CARTASMARRUECAS dice...

LIBRETA DE BOCETOS.
CUADERNO DE IMPRESIONES.

Los artistas (pintores, dibujantes y músicos) solían llevar en sus bolsas unos cuadrenitos en los que anotaban rápidamente, a vuelapluma, las impresiones que obtenían en sus excursiones o en el devenir cotidiano. Eran simples anotaciones, borradores, bocetos, o impresiones, que al llegar a su estudio podían elaborar reposadamente. Se conservan los primeros apuntes de Beethoven sobre el tema principal de la Novena Sinfonía (Coral). Es emocionante pensar que un momento antes de la anotación manuscrita retumbó en su portentosa cabeza esta música inmprtal.
Yo llevo una libretita en mi bolsillo, en la que anoto infinidad de "chorradas" (como tú las llamas con indisibulada gracia sevillana). Algunas no pasan de ahí, otras son elaboradas pero no las publico, y otras son las que humildemente someto a vuetro diario escrutino. Por eso sugiero esas dos denominaciones para los "blogs", que, como muy acertadamente apuntas, tienen nombre de monstruo de Tolkien.

Un fraternal abrazo, Fernando.