miércoles, 30 de diciembre de 2009

Seguimos...



Hasta ahora, creía que el decir tonterías era patrimonio casi exclusivo de los políticos, acólitos falderos y algún otro espécimen raro que en estos tiempos emerge. Pero no, cada día aumenta más el cupo de personas al frente de instituciones o asociantes que en su “supuesto” afán de trincar lo que sea, no lo entendería de otra forma, se suman a ese carro de los “supuestos tontos pedigüeños” de solemnidad, que a lo mejor “supuestamente” no lo son tanto.

En la prensa digital de estos días pasados se habla de que la Organización Impulsora de Discapacitados ha presentado ante el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid una sorprendente denuncia contra Loterías y Apuestas del Estado por la utilización de menores del colegio de San Ildefonso en sorteos como el de Navidad.


Alegan estos… ¿cómo se les puede definir? Lo hacéis cada uno como mejor os parezca. Como decía, alegan ante el Defensor del Menor de Madrid que hay que intervenir para que no se vuelva a repetir la lamentable exhibición pública de los 34 niños del Colegio de San Idelfonso cantando los premios de la Lotería Nacional por la posible vulneración de los derechos del niño.


Siguen con su película en la nota de prensa y nada nos dicen si le han preguntado a los propios niños o a sus padres si se consideran utilizados por Lotería Nacional ni las razones que les han llevado a presentar su denuncia justo un día después del sorteo que más atención popular y mediática despierta. De verdad que no es entendible en mentes normales semejantes tonterías.


¿Qué pasa, según ellos habrá que llevar por la calle a todos los niños con la cara tapada? ¿No podrá hace un niño un anuncio de “potitos yo que sé”? ¿Tendrán que desaparecer los coros infantiles? y ¿las orquestas de menores de 18 años? y ¿los equipos de fútbol alevines, infantiles etc.? Y en lo colegios ¿podrán los profesores ver la cara de sus alumnos? y cuando hagan una obra de teatro ¿qué ocurrirá? ¿con máscaras y antifaces?


¿Qué hacemos? ¿A dónde vamos? ¿Pero qué está ocurriendo? ¿A qué estúpido extremo estamos llegando? La verdad que no entiendo nada. Ayer fue la Tortilla Estatal, hoy esta otra majadería y ¿cuál será mañana la nueva?


En el fondo me huele a trincones en busca de protagonismo o de dinero o de ambas cosas a la vez y como seguramente en algún juzgado les escucharán…


Mal vamos, mal caminamos. Se está perdiendo o se ha perdido definitivamente el rumbo.


Bueno y para evitar “disgustos”; quiero que sepan los señores de la OID que hablo exclusivamente de “supuestos”, nunca les acuso de nada, Dios me libre, (no vaya a ser que si me leen, quieran empapelarme) que ya hasta por estos pagos “blogueros” se amenaza con denunciar ante la autoridad competente, supongo, si alguien se extralimita.


«Cosas veredes, Mio Cid»


Lo dicho, sin freno y cuesta abajo.



OS DESEO: ¡DIFERENTE Y MEJOR AÑO NUEVO!








8 comentarios:

Elena dice...

Ayer hablábamos de gilipollas, y hoy volvemos a la carga.
Esto es como el anuncio "hoy te quiero más que ayer y menos que mañana". Pues bien, hoy digo una gilipollez y mañana me supero, jajaja...
Creo que el problema está en el nombre, lo mismo si llamasen a la lotería nacional "Lotería Estatal",
no habría denuncias.

Que pases una Nochevieja estupenda y no te atragantes con las uvas.
Besos.

Fernando dice...

Gracias por tu visita. También tú, Elena, tienes la obligación de pasarlo muy bien en compañia de los tuyos. Te lo deso de verdad.

Hagamos el esfuerzo de dejar aparcadas todas las gilipolleces con sus correspondientes gilipollas, durante estos días.

Hasta el año próximo.

Un beso desde la española patria chica de Rodrigo Díaz de Vivar.

Pasión dice...

Fernando, a mi también me "huele a trincar".

Siempre están "inventando" problemas donde no los hay, por mí como si no se celebra más la Lotería Nacional, nunca compro.

Como fue un invento de un rey español para llenar las arcas vacías, será por eso que van a atacar esa antigua tradición.

Nunca me ha gustado la utilización que se hace con los menores sobre todo en tv. En Andalucía hay un programita que lo presenta Juan Imedio con menores, es repugnante. Es un país nórdico, no recuerdo ahora cual, prohibieron esos programas.

A los niños les encanta la rutina y estar el máximo de tiempo con sus padres, dormir mucho, comer, estudiar y jugar.

Qué personas más aburridas, ¿es que no hay problemas más grave en la educación de nuestro hijos?, el fracaso escolar por ejemplo.

Hasta el año que viene, que pases una Feliz Nochevieja y una buena "entrada" de Año Nuevo.

jordim dice...

Cuantos más medios, más tonterías se dicen...

Julia dice...

Feliz Año Nuevo Fernando. Y no te sulfures que gilipollas los ha habido siempre y siempre los habrá. Ni la tortilla española va a dejar de ser por culpa de unos integristas, ni los niños van a dejar de ser la sal de la tierra porque unos oscurantistas disfrazados de "defensores del menor" se dediquen a denunciar tonterías porque, ya se sabe que cuando el diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas. Así que, lo dicho, tú no te mosquees y a vivir la vida que son dos días y uno estamos de puente. ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

Fernando dice...

Gracias, Pasión, por tu visita. Con el mismo entusiasmo que tú lo haces también te deseo que el Año Próximo sea estupendo para ti y los tuyos, a pesar de los políticos.

De todo tiene que haber, incluidos esos tontos de la denuncia. Algo trincarán, seguro.

No sé a que programa te refieres de Juan Imedio, no recuerdo haberle visto en mi época sevillana, pero viendo y viniendo de este personaje, estoy seguro que cualquier cosa que me comentes de este sujeto siempre quedará corta. ¡Vaya ejemplar! Y encima va de graciosillo.

Y ¿qué podemos hacer? Hoy al menos olvidarnos de ellos y disfrutar con nuestros críos y mayores. Debemos intentar a partir de hoy mismo ser siempre más felices. Te lo deseo.

Fernando dice...

Hola Jordim. Creo que es la primera vez que entras en este cuaderno y te agradezco que lo hayas hecho. Sé bienvenido. Las puertas siempre quedan abiertas para todos.

Tienes razón, lo de hacer y decir tonterías es patrimonio exclusivo de las personas y a algunos les encanta batir récords. Allá ellos.

Un cordial saludo y Buen Año Nuevo.

Fernando dice...

Pues sí, Julia, entre los animales ni hay gilipollas, ni dicen y hacen gilipolladas, al menos eso creo, pero los humanos…¡joer! algunos se apuntan a esa Olimpiada y no consiguen todos las Medalla de Oro porque solo puede haber un vencedor, pero la merecerían por igual.

A pasarlo muy bien, hoy, mañana y todos los días, aunque solo nos queda ya uno de los dos que como bien dices nos quedan por difrutar. Un abrazo y hasta el próximo AÑO, que te deseo sea estupendo para ti y los tuyos.

Gracias por tu visita.

Un abrazo.